La esperanza de lo inútil. Por Darío Sigco, director de Diacronía de los 40

Notas de una residencia artística.  

Nosotras, las de Diacronía; algunas próximas a los 40, otras expulsadas de los 30, estamos a la espera. Esperamos volver a juntar nuestros cuerpos en una sala de ensayo, “un ensayo es una escritura en curso” dice Marina Garcés[1], vislumbrando nuevas raíces para los ilustrados. Nosotras ilustradas confinadas, sólo vemos pantallas. Y como ensayar es escribir durante, seguimos escribiendo con guantes y mascarillas nuestro durante.

La historia de nuestro ensayo se tenía que haber escrito a principios de este mes de abril, teníamos que haber entrado a formar parte de ese marco que ofrece Espacio exlímite llamado “proyectos en colaboración”. No se dió, sobran los porqués. La espera da comienzo; el director espera, la actriz espera, la vertical que escribe el texto parpadea, no avanza y las personas que rodean el arrecife, esperan. La palabra que se cae de la boca es <<incertidumbre>> y nos abraza, nos susurra silencios y aplausos, nos hace parar en seco a observar-nos, primero en el espejo y luego desde el ordenador. El primer reflejo somos nosotras frente al aislamiento, el segundo reflejo somos nosotras frente a un proyecto en el aire: Diacronía de los 40; tiene un año de experiencias, de viajes de ida y vuelta, ha crecido un poco, tiene un padrino catalán y una mesilla de noche llena de libros. Sus padres – sus madres – sienten la precariedad del sector cultural, no es que la sientan ahora, que ahoga más que nunca, sino que viven con ella desde que decidieron aunar pasiones y remar a ciegas, siempre conscientes siguen navegando hacia un posible encuentro al final del verano, un posible estreno en tierras de Otoño. De momento, desde la orilla, vemos un océano de posibles.

En medio de este maelstrom decidimos llamar a las colegas profesionales. Cambiar de paisaje, subir la montaña, la de la idea de la maternidad. Subir juntas, porque de eso va este proyecto; de escalar una idea y descubrir caminos nunca vistos. “Chicas, queremos avanzar, ¿nos reunimos?” resume el primer mensaje que enviamos al grupo a mediados de abril. No tenemos sala, pero tenemos esperanza, pienso. Enseguida para mis adentros me pregunto: ¿Esperanza?. No me respondo a mi, sino a esa incertidumbre que me canta al oído, le digo: “No espero realmente nada, es una esperanza de lo inútil. Medito los posibles escenarios que me puede ofrecer la nada y en todos ellos soy feliz escribiendo, compartiendo las referencias, los textos, el conocimiento, haciendo videollamadas y abriendo una botella de vino”. Que no falten las lágrimas de dioniso, pienso; hay que ser explícitos en la creación, así como en el amor.

En este momento tenemos un pre-texto para encontrarnos, porque el teatro tiene que seguir siendo encuentro, no como nos quieren hacer creer los “pac-man” de la industria cultural, que apuestan por la economía del streaming: “hay que adaptarse, reinventarse”. Claro que hay que pensar nuevas maneras de hacer, pero sin olvidar el objeto de nuestro arte; “energizar y movilizar a la humanidad para levantarse de su descenso al abismo” sintetiza el dramaturgo Sahid Nadeem[2]. El abismo es el individualismo, el orgullo y la superioridad conscientes, el falso liberalismo espiritual, la apatía, el pesimismo y la avaricia. Si trabajar desde casa, juntarse cibernéticamente, en la oquedad de la red, supone reunir a un grupo de gente que tiene esperanza de crear <<porque sí>>, hagámoslo.

Si los vientos amainan y la montaña se mantiene, estrenaremos. Si las “fases” se alargan y el horizonte se extiende, estrenaremos, pero más tarde. Nosotras nos seguiremos juntando, dignificando al artesano y compartiendo las sonrisas de un hallazgo. Nos-os invito a todas a visibilizar a los proyectos, a aquellas personas y a los espacios que siguen trabajando, que no pierden el norte sumergiéndose en la desesperada ansia por destacar, sino sencillamente viven el presente, se adaptan a la realidad sin perder la convicción de sus valores y son felices.

[1] Marina Garcés. Nueva ilustración radical (marzo 2019). Anagrama.

[2] Mensaje del día mundial del Teatro. http://www.artezblai.com/artezblai/mensaje-del-dia-mundial-del-teatro-2020-por-shahid-nadeem.html



RESERVAS / INSCRIPCIÓN